• version imprimible
Martes, julio 5 de 2011

Ministro de Hacienda, Felipe Larraín, destaca fuerte crecimiento de la economía chilena en mayo y repunte de los sectores productivos

  • “Nuestro proyecto es que Chile llegue a ser un país desarrollado y sin pobreza, y para eso necesitamos mantener el rumbo y seguir creciendo”, afirmó el secretario de Estado.

El ministro de Hacienda, Felipe Larraín, expresó hoy su satisfacción por el fuerte crecimiento de 7,3% que registró la economía chilena en mayo pasado, recalcando que es fiel reflejo de que continúa con vigor tanto el dinamismo de la actividad económica como la creación de empleo, “lo que es una muy buena noticia para todos los chilenos”.

Según informó hoy el Banco Central, el Indicador Mensual de Actividad Económica (Imacec) de mayo 2011 creció 7,3% en comparación con igual mes del año anterior. La serie desestacionalizada, en tanto, aumentó 0,4% respecto del mes precedente (abril).

Se trata de la segunda mayor tasa de crecimiento que registra la economía chilena en lo que va de este año (tras el 15,4% de marzo), y con ella nuestro país acumula una sólida expansión de 8,5% entre enero y mayo de 2011.

El instituto emisor explicó que el mes registró dos días hábiles más que en mayo de 2010, y que en el resultado incidió principalmente el crecimiento de las actividades industrial y comercial y, en menor medida, de los servicios de transporte.

“La buena noticia es que este crecimiento continúa, la creación de empleo continúa y eso es una muy buena noticia para todos los chilenos”, dijo el ministro Larraín tras visitar esta mañana la planta de la empresa industrial Oppici, fundada por Ercole Oppici en 1935 y ubicada en la comuna de La Florida.

En esta actividad también participaron el presidente de la Sociedad de Fomento Fabril (Sofofa), Andrés Concha, y el timonel de la Confederación Nacional de Dueños de Camiones y vicepresidente de Conapyme, Juan Araya.

El secretario de Estado destacó lo positivo de las cifras, explicando en primer término que está quedando atrás “esa fase de crecimientos en que nos comparábamos con meses en que la base era menor y, por lo tanto, era relativamente más fácil crecer”.

“Hoy, en cambio, estamos comparándonos con meses exigentes (en mayo de 2010 la economía creció 7,5%), por lo tanto aún así estamos creciendo sobre una base más exigente”, recalcó.

En segundo lugar, Larraín subrayó que también hay una aceleración del crecimiento respecto del mes anterior (desestacionalizado), de 0,3% a 0,4%, “y eso también es positivo”.

En tercer lugar, enfatizó que las cifras reflejan un rebalanceo del crecimiento de la economía chilena desde los sectores más ligados a la demanda (consumo) hacia los rubros más vinculados a la oferta (sectores productivos).

El jefe de las Finanzas Públicas sostuvo que, en efecto, los sectores que empujaron el crecimiento en mayo fueron la industria, que tuvo una expansión de 9,7%; la minería y los servicios de transporte.

El comercio, por su parte, “sigue creciendo (8,5%), pero a tasas menos significativas y potentes que las que tenía el mes anterior (16,5%)”, indicó.

Calificó como “positivo este rebalanceo del crecimiento”, ya que implica “que está respondiendo la oferta, que nuestros sectores productivos se están recuperando y que están creciendo en forma sostenida”.

No obstante, el titular de Hacienda afirmó que el Gobierno que encabeza el Presidente Sebastián Piñera, y esta cartera en particular, están concientes que todavía hay muchos desafíos por delante.

“Nos alegra la cifra de mayo, pero la batalla del desarrollo es de largo aliento. Es una carrera de 5.000 metros, no de 100 metros”, remarcó.

Agregó que “hemos tenido una inflación que afortunadamente se ha tendido a contener, pero que ha afectado los bolsillos de las personas. Hemos tenido aumentos en los precios, por razones internacionales fundamentalmente, en alimentos y combustibles”.

“Pero la buena noticia —añadió— es que esos aumentos se han tendido a moderar. En las últimas semanas los precios de los combustibles han caído, y vamos a ver una nueva caída este jueves cuando entren en vigencia los precios para esta semana”.

Con todo, el ministro de Hacienda, Felipe Larraín, destacó que el Imacec de mayo evidencia que “estamos en una senda positiva y que confirma lo que hemos dicho: Esta economía está creciendo sobre 6%, y vamos a crecer sobre 6% en 2011”.

Recordó que hay algunas expectativas de crecimiento para este año en torno a 6,5%, pero puntualizó que Hacienda todavía mantiene la proyección de 6,1% para el presente ejercicio.

“Las proyecciones del Banco Central y de los principales analistas están por sobre las proyecciones oficiales que hicimos en octubre de 2010. Eso por supuesto que es bueno, pero no hay que olvidar que nosotros tenemos un proyecto de más largo plazo, que no se juega en un mes. Nuestro proyecto es que Chile llegue a ser un país desarrollado y sin pobreza, y para eso necesitamos mantener el rumbo y seguir creciendo”, declaró.

Consultado por la prensa por el impacto de estas positivas cifras en las personas, el secretario de Estado resaltó que “aquí no solamente se están creando empleos y la economía está creciendo, sino que también los salarios están aumentando en forma significativa”.

Recordó que todas las cifras recientes muestran un aumento en los salarios sobre 5,5%, e incluso en algunos casos superior a 6%.

“Es saludable que los salarios aumenten cuando eso está detrás de una economía que crece, por lo tanto el crecimiento está llegando a las personas”, comentó.

“Cuando la economía crece vemos generación de empleo, y una de las mejores formas de salir de la pobreza y de mejorar la condición de los que tienen menos es precisamente la creación sostenida de empleos dignos”, complementó.

Requerido también por la prensa, el jefe de las Finanzas Públicas aseguró que “no veo un riesgo de sobrecalentamiento para la economía chilena” tras el fuerte crecimiento anotado en mayo último.

“Tanto el Banco Central como el Gobierno, en particular el Ministerio de Hacienda, hemos hecho una contribución para evitar este sobrecalentamiento a través del ajuste fiscal que anunciamos en marzo, que contempló una reducción del gasto público de US$ 750 millones”, dijo.

Insistió, además, en que las presiones de precios han venido fundamentalmente de fuera de Chile, a través de alzas internacionales de los alimentos y combustibles, por lo que “no son presiones que se estén incubando dentro de nuestro país”.

Finalmente, el titular de Hacienda aseveró que indudablemente vamos a ver tasas de crecimiento de la economía algo inferiores durante el segundo semestre en este momento.

“A mayo llevamos un crecimiento acumulado de la economía chilena de 8,5%, y nadie está contemplando que vayamos a tener un crecimiento de este tipo para el año porque las proyecciones están en torno a 6,5%”, sentenció.

 

Ir arriba